Un homenaje para quienes están seguros de conocer la receta original del ajiaco, para los que guardan con celo los tesoros de la tradición familiar y para los que cumplen sin falta la cita dominical en la mesa de los abuelos.