La pastelería Harry’s Bakery es como mi niño consentido. Allí hacemos toda la producción de postres. Es un paraiso gastronómico donde todo entra por los ojos.